Fractal

Vestimenta de geómetras amantes de las tautologías, realizada con algoritmos recursivos.

Esta suerte de ingenioso invento es atribuido a los NeoSintéticos (una escisión permitido dentro de los Sintéticos), quienes postularon que algo puede cambiar a fin de que nada cambie. Sus opositores acérrimos (que los tienen y hay que ver lo bravos que son) definen a los fractales como "más de lo mismo", o "entretenimientos para geómetras que se calientan de sólo ver un mineral" (véase también minerafilia).

Una famosa frase vincula su origen con el fundador de los neosintéticos, quien decía que: "dame un fractal, y dejaré quieto el mundo". El muy gilipollas se ganó así el odio y el oprobio de sus antiguos compañeros de academia por dejar entrever que entonces el mundo estaba en movimiento. Otros pensadores, fascinados por el invento, extrajeron de él razonamientos sobre la historia, tal es el caso de Federico AnísChe (también conocido por haberle gritado a la mucama que Chuck Norris ha muerto), quien en una noche embelesado con su fractal delante del espejo gritaba desaforado que no sólo son los acontecimientos los que se repiten sino también los pensamientos, sentimientos e ideas, vez tras vez, en una repetición infinita e incansable. Aquello fue escuchado por sus vecinos quienes entendieron que el fractal era retornable, eternamente retornable.

Si bien en un principio las agencias estatales subsidiaron a escritores, periodistas, y animadores de TV para que hicieran el elogio al invento para que la población de todos los niveles adoptara también su uso, se garantizara el orden social, y por supuesto le pusieran la tapa a los insistentes divisibles (quienes más rompían las pelotas todo el tiempo) pronto comprendieron que era un peligro para la industria, ya que nadie quería ir a trabajar por estar mirándose todo el día al espejo con el fractal puesto, y el ministerio de salud de Argentina prohibió a los sastres de Santa Fe la confección indiscriminada del fractal, aunque tuvo algunos líos para legalizar su uso por parte de la población, ya que muchos legisladores obtenían buenos ingresos por la venta ilegal de los mismos.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 License